Actualidad
Compartir facebook ico twitter ico
09-08-2018 12:02

Debate por la legalización del aborto: “Generacionalmente no lo vamos a poder parar”, advirtió Catalán Magni

El senador Julio Catalán Magni evaluó por FM Centro la sesión de ayer, que se extendió hasta entrada la madrugada, con una mayoría que decidió decirle que no a la despenalización del aborto.

 

banner_1_mobile
Votá estrellaestrellaestrellaestrellaestrella
Resultados estrellaestrellaestrellaestrellaestrella
0 comentario(s) comentario
compartir foto

“Participamos de un debate histórico que pone en la agenda algo negado por la sociedad desde hace largo tiempo”, sostuvo, y planteó “una autocrítica de por qué no lo pusimos en la mesa de discusión antes, quizás por distintas miradas personales, por no darnos cuenta, pero debimos debatirlo antes sabiendo la importancia que tiene para un sector de la sociedad”, reflexionó.

 

“Lo que deja la sesión de ayer es que hay un sector de la sociedad que claramente no quiere debatirlo y no tiene ningún interés de poner sobre la mesa una realidad que existe y tenemos que ayudar a resolver. Pero deja un punto de partida, porque nadie va a poder eludir esta discusión. Más temprano que tarde la vamos a tener que abordar”, aseveró.

 

Lamentó que “los argumentos en contra fueron muy poco fundados, basados en la creencia que puede tener cada uno”, cuando los representantes deben legislar “para toda la sociedad y no para un culto”.

 

También valoró la vigilia pacífica de los que reclamaban que fuera ley. “Hubo muchísima gente en la calle, creo que había más de un millón de personas. Terminó la votación y, salvo muy poquitos inadaptados, cada uno se fue a su casa, algunos llorando, otros tristes, pero respetando la decisión de la mayoría”, subrayó.

 

El senador considera irreversible el camino iniciado, tal como ocurrió con el divorcio y el matrimonio igualitario, y hasta citó su caso personal: “Cuando ingresó el proyecto en la Cámara baja, a mí me hicieron varias notas y yo planteé mi concepción conservadora, pero a medida que fui escuchando entendí y traté de adecuar mi mirada a los tiempos, sin el egoísmo de pararme en lo que pienso en forma personal o en la religión que uno acompaña desde que tengo uso de razón. Esto ya pasó con el divorcio, con el preservativo, con el matrimonio igualitario, y la mirada se va adecuando a los tiempos. Creo que hay que redoblar el esfuerzo para tener la capacidad de abrir la cabeza, entender el momento que vivimos, la responsabilidad que tenemos, y que después de esta votación los abortos clandestinos siguen pasando y las chicas siguen perdiendo su vida”, enfatizó.

 

“Lo peor que podemos hacer es no hacer nada. Ayer se vio una sociedad activa y un compromiso de los que tenemos responsabilidad pública de mantener este tema en la agenda. Tenemos que entender que no legislamos para la religión ni para un culto, sino para la mayoría del pueblo argentino, que hoy está pidiendo a gritos que el Estado los ayude y no que los criminalice”, subrayó el parlamentario.

 

Insistió en que la sesión de ayer, más allá del resultado, “fue realmente una bisagra, porque distintas fuerzas políticas acompañaron la despenalización. Estaba el presidente de bloque de Cambiemos, nuestro presidente de bloque, la presidente del FPV Cristina Fernández de Kirchner. Naidenoff, Pichetto y Kirchner claramente muestran que no es un tema de una fuerza política, sino que se debe entender lo que hay que hacer para que la sociedad crezca. Desde los que defienden las dos vidas han dicho que no estamos a favor de la vida, que queremos matar, que somos malas personas, que no creemos en dios, y realmente se me han caído más crucifijos encima este último tiempo que desde que nací, pero no es así. No estamos discutiendo una religión sino una realidad que desborda”, manifestó.

 

También expuso una reacción de estos sectores conservadores sólo cuando se puso en debate la ley: “Nuestra provincia está adherida al ILE, la interrupción legal del embarazo, y con una declaración jurada frente al profesional médico, permite plantear a una mujer que fue violada. Con eso alcanza para que el médico lleve adelante la práctica. Esto existe en nuestra provincia y en nueve provincias más que están adheridas, sin embargo no escuché en ningún momento que nadie que profesa algún culto salga en contra de esto. Si realmente uno quiere construir, lo primero que tiene que hacer es no ser hipócrita, y no tener un discurso ante la sociedad cuando la realidad es otra”, dijo.

 

“Yo tengo cuatro hijos, dos de ellos son mujeres, y los cuatro me piden que sea ley. Con esto digo que generacionalmente no lo vamos a poder parar. Todos tenemos que ayudar a que este tiempo se acorte lo más posible, que no esperemos un año más, porque hay un sector importante de la sociedad que lo está padeciendo”, concluyó.

 

banner_2_mobile
banner_3_mobile
banner_4_mobile
banner_5_mobile