Política
Compartir facebook ico twitter ico
16-05-2018 12:05

Vuelta al fondo y más ajuste: La legisladora Martínez rechazó un posible acuerdo con gobernadores

Con un estrepitoso derrumbe de la imagen pública del presidente Macri, que ronda el 60% de opiniones negativas en mediciones de distintas consultoras a partir de la vuelta al FMI, la legisladora Myriam Martínez adelantó su rechazo al pretendido acuerdo con los gobernadores, convencida de que la gestión nacional busca “arrastrarlos” en esta caída.

 

banner_1_mobile
Votá estrellaestrellaestrellaestrellaestrella
Resultados estrellaestrellaestrellaestrellaestrella
0 comentario(s) comentario
compartir foto

Los sondeos son de Management & Fit, Synopsis, D’Alessio-Irol/Berensztein, Taquion/Trespuntozero, Gustavo Córdoba & Asociados, Analogías y CIGP; y coinciden en una profundización de la caída que ya se había acentuado con los tarifazos, y venía en progreso desde la reforma previsional.

 

Para la legisladora Martínez, la vuelta al FMI es “un retroceso enorme. Con estas políticas se van a estrellar y quieren arrastrar a los gobernadores”, dijo por FM La Isla.

 

Se mostró convencida de que la convocatoria a un acuerdo intenta “socializar” el fracaso del modelo económico. “No se quieren estrellar solos sino que quieren arrastrarlos a ellos también”, aseguró, mientras la gobernadora Bertone por el momento mantiene distancia: la semana pasada delegó en Juan Carlos Arcando la representación, argumentando razones de salud, y esta semana tampoco viajó a la frustrada reunión de gobernadores.

 

La legisladora planteó que, en esta búsqueda de respaldo por parte de Macri al aumento de tarifas y el ajuste, “una cosa es formar parte de un acuerdo cuando uno es parte de las conversaciones para arribar a ese acuerdo, y otra cosa es la foto con los gobernadores, para decir que lo están acompañando, pero después hacen lo que quieren. Nosotros queremos que Macri termine su mandato y que a los argentinos le vaya cada día mejor, pero no podemos desconocer las medidas antipopulares que se han tomado, que traen cada día mayor desempleo y pobreza”.

 

Martínez no es la única voz del gobierno provincial que comenzó a alzar un discurso crítico hacia la gestión nacional. Catalán Magni fue uno de los precursores en esta etapa, el jefe de bancada Federico Bilota consideró la adecuación tarifaria como el último esfuerzo de la provincia, el propio Arcando habló sobre la sensación de “derrumbe” y “el fantasma del 2001” que está rondando, y sigue la lista. “Tenemos un país cada vez más endeudado y una recesión más que importante. No podemos desconocer lo que está pasando en nuestro país, que afecta de lleno a nuestra provincia. Hablan de convocar a los gobernadores para llegar a un gran acuerdo, pero la verdad no los convocaron para llevar adelante todas estas medidas”, criticó.

 

“Están trabajando en una reforma previsional más que importante y en algún momento la van a presentar, juntamente con la reforma laboral”, anticipó sobre ajustes por venir vinculados con la vuelta al fondo.

 

Son muchas cuestiones, el aumento de tarifas, el aumento de combustible que está frenado pero por 60 días, porque ya les han dicho a las petroleras que no van a perder plata; y volver al FMI para nuestro país es un retroceso terrible, lo quieran dibujar de la manera que quieran”, disparó.

 

Comparó la gestión Macri con los avances de la década kirchnerista: “Es muy triste, porque habíamos avanzado muchísimo. Hay muchos enojados con Cristina o con Néstor, pero habíamos avanzado en derechos y reivindicaciones importantísimas para el trabajador. Había avanzado nuestra industria nacional, las pequeñas y medianas empresas, el que trabajaba por cuenta propia, nuestros jubilados, los pensionados. Teníamos logros más que importantes que venían de la mano de un proyecto político de gobierno”, sostuvo.

 

Remarcó la importancia de un proyecto político para garantizar derechos, porque la lucha sindical no alcanza y hoy está a la vista: “Hoy tenemos los mismos sindicatos y no solamente estamos anclados, sino que vamos para atrás. Durante doce años el gobierno reivindicó al trabajador y su salario valía, podía irse de vacaciones, tener su casa, cambiar el auto, proyectarse en el futuro. Hoy no tiene ni siquiera la garantía de que va a continuar trabajando”, enfatizó.

 

“Estamos todos con intranquilidad y con una preocupación terrible, y no podemos desconocer lo que nos está pasando. Estas medidas no son producto de la herencia recibida de Néstor y Cristina: abrir la importación fue una decisión de este gobierno, también aumentar las tarifas, quitar millones de retenciones a los grandes productores de la soja”, enumeró de una serie de decisiones que, junto con la liberación del dólar y el modelo especulativo con las Lebacs, no son imputables a la gestión pasada.

 

“Hablan de gradualismo, pero la pobreza está en aumento y la indigencia es tremenda en el país. Toman decisiones políticas en soledad y, cuando les va mal, quieren sentar a los gobernadores para hacerlos responsables y parte de estas políticas”, cuestionó.

 

“Sabemos que con estas políticas se van a estrellar. No se quieren estrellar solos sino que quieren arrastrarlos a ellos también”, concluyó sobre su visión de este acuerdo.

banner_2_mobile
banner_3_mobile
banner_4_mobile
banner_5_mobile