lunes 15 de julio de 2024    | Cielo claro 1.8ºc | Ushuaia

Sistema de salud

“La realidad es que el sistema está quebrado y no es un tema de la agenda política”

El titular de la Clínica San Jorge, Carlos Sánchez Posleman, dialogó con Radio Nacional Ushuaia sobre el funcionamiento del sistema de salud y sus complicaciones económicas y de gestión frente a la incertidumbre por el cambio de gobierno nacional.

martes 05 de diciembre de 2023
“La realidad es que el sistema está quebrado y no es un tema de la agenda política”

“A 4 días de la asunción del nuevo Presidente no se sabe si va a ser Ministerio, Secretaría, si depende de Capital Humano o de Jefatura de Gabinete. No sabemos quién va a dirigir, no hay quién asuma con el PAMI”, dijo Sánchez Posleman.

 

El cardiólogo explicó que “la financiación de la salud se hace en base a los sueldos y un porcentaje del sueldo del empleador y del empleado pasa al financiamiento de las obras sociales y con eso se pagan los gastos”.

 

A modo de ejemplo, narró: “Uno con el sueldo de empleado de Radio Nacional hace 4 años llenaba el changuito. Hoy no puede, debe elegir segundas marcas o no puede comprar algunos productos y cortes de carne. Lo mismo pasa con la salud. Hoy, con los aportes, no podemos comprar las prótesis, los marcapasos e insumos que necesitamos. La inflación ha comido todos los recursos”.

 

El cardiólogo indicó que “hay un sistema que tenemos que sostener para que el enfermo no pague y el que esté sano lo sostenga. Acá los empleados de categoría más baja y más alta aportan de sus sueldos y pueden acceder a la salud. Esto es lo que hay que sostener”.

 

Sánchez Posleman analizó que “hay que cambiar el sistema de contrataciones, ver qué ocurre con la industria farmacéutica y de prótesis. No puede ser que una ampolla de midazolam haya pasado de 50 a 700 pesos en la pandemia. Hay abusos que no se pueden admitir. Es un tema complejo, que escapa a mis conocimientos. Ya me supera ampliamente ver cómo se supera el tema en el país”.

 

Y entendió que “en algún momento, alguien tiene que intervenir frente a los abusos. No sé si será el Estado o si seremos nosotros como consumidores. De alguna manera hay que hacerlo. Aunque sea con una denuncia en Defensa al Consumidor. Tiene que haber un sistema de resguardo para que temas como estos no aparezcan”.

 

“La industria farmacéutica es una parte del problema. Luego tenés la tecnológica, los honorarios y los gastos sanatoriales. Hay que mejorar los ingresos, bajar los gastos, optimizar los recursos y protocolizar cosas”.

 

También aclaró que “gran parte de los insumos se van en cosas cotidianas y mundanas. Nadie se opera del corazón o se trasplanta porque sí. Ahora, hay ecografías, resonancias, laboratorio, tomografías y cosas incruentas. Hay un exceso de consumos, cuando los resultados no cambiarán nada. Muchas veces se hacen por falta de información o por seguridad. Por muchos motivos no trabajamos como corresponde”.

 

Por ello es que consideró que “hay que protocolizarlo y convalidarlo con la Justicia, para que luego no haya problemas. El pre quirúrgico no está estandarizado. Si yo me opero de una uña, me piden lo mismo que para sacarme la vesícula”.

 

Yo no quiero un sistema de salud como el de Chile, Paraguay o Bolivia. Hace días atrás vino gente de Bolivia a ver cómo trabajamos acá. Cuando no tienen recursos, tapan al paciente con tierra. Nosotros hacemos y después vemos cómo cobrar. Yo quiero un sistema solidario y accesible”, enfatizó.

 

Y aclaró que “el sistema de salud bajo los efectores públicos es bueno. No creo que ningún privado llegue al nivel del Garrahan en materia de pediatría. No todo es un desastre. Hay buenos médicos y profesionales, que cada vez se van más y algo tenemos que hacer. Pero no se hace nada a ningún nivel, ese es el problema”.

 

Consultado por los copagos, Posleman contó que “en su momento el PMO era de 2 pesos y hoy es de $2500. Es un bono moderador, para que la gente tome consciencia de que hay un gasto y alguien lo tiene que pagar. OSEF nos notificó que ellos también implementarán un coseguro que ronda los $1500 y un 10% de las prácticas. Tratan de poner un límite al consumo”.

 

Por último, insistió en que “hay que protocolizar los procedimientos, para ver qué hacer y qué no. Esto depende de varios efectores: quienes dirijan el ministerio de Salud, la Obra Social, el Poder Judicial. A veces se hacen amparos para cubrir tratamientos caros, que no tienen justificación. En muchas ocasiones, se gastan enormes recursos en la última semana de vida”.

 

“Lo que quiero saber es quién va a estar al frente, porque no sabemos qué políticas de salud quieren la Nación, la Provincia, los Municipios y los Sindicatos. Nos quedan dos días hábiles y no tenemos ministro, Secretario o como quieran llamarlo. ¿Qué va a pasar con el PAMI?, ¿y con las obras sociales sindicales? En teoría voltearon al primer candidato porque quería romper con las obras sociales”, cerró.

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS