miércoles 19 de junio de 2024    | Muy nuboso -0.2ºc | Ushuaia

IPVyH

“Esperamos definiciones de Nación, para ver cómo continuamos las obras desde la Provincia”

En contacto con Mañanas Diferentes, por FM Espectáculo 93.1, la presidenta del Instituto Provincial de Vivienda y Hábitat, Laura Montes, habló sobre las primeras definiciones que recibieron desde el Gobierno nacional respecto a la continuidad de las obras.

martes 04 de junio de 2024
“Esperamos definiciones de Nación, para ver cómo continuamos las obras desde la Provincia”

La funcionaria indicó que “no son muy alentadoras las noticias que vienen de Nación. Si la Provincia tiene que terminar como fondos propios, directamente conviene hacernos cargo de las obras y recuperar nosotros. Después de todo lo que ha pasado, hemos acumulado deudas e intereses. Además, debemos renegociar los nuevos precios. Todo el costo financiero tiene que llevarlo adelante la Provincia”.

 

En esta línea, aseguró que enviaron consultas, “porque han modificado algunas cuestiones vinculadas a los financiamientos. Ahora nos permitirían dar de baja los convenios, haciéndonos cargo de la ejecución, la deuda y la finalización. O firmar un convenio en que en 90 días tendríamos que entregar las viviendas que están a más del 80%. Tenemos viviendas que están al 70%, por lo que mandamos la consulta por si hay excepciones”.

 

Ahora el recupero ya no sería de la Provincia, sino de Nación para la reinversión. Por lo cual, tuvimos la primera comunicación oficial en seis meses. En lo que respecta a la actividad local, estamos con paralización de obra y en veda”, siguió.

 

Asimismo, insistió en que es “lo primero que tenemos por escrito. Mayormente nos comunicamos con la gente de planta, que hace las auditorías y nos orientan en cómo está el día a día en Nación. La obra pública no es una prioridad. Recién están empezando a hablar de esto con algunas provincias. Entendemos que la prioridad para Nación es la parte económica, luego lo social, salud, educación y trabajo”.

 

Sobre el avance de las obras que podrían acceder a esto, dijo que tenemos viviendas “en un 70% y peleamos para ver si nos contemplan. En una misma obra, en Ushuaia, quizás la empresa avanzó mucho con una tira de edificios muy próxima al 85% y otra al nivel de infraestructura. Queremos que nos dejen avanzar sobre las que tienen viviendas más avanzadas. Eso también es una evaluación que tenemos que hacer más allá de Nación”.

 

De igual forma, destacó que “en estos últimos dos meses, el IPV está recibiendo más por la coparticipación. No podremos pagar la deuda en poco tiempo, pero sí podremos generar un plan de pago. Los contratos serían más largos y la finalización más adelante, pero tendríamos un horizonte. El aumento es lento, pero si persiste, podríamos generar los recursos para pagar la deuda. Como para sentarnos a hablar de la continuidad de las obras”.

 

“Estamos trabajando en una operatoria de lotes con servicios, no es lo mismo que entregar una vivienda con llave en mano. Damos prioridad a las viviendas adelantadas. Están entre el 30 y el 70%. Queremos avanzar con las 414 viviendas que hay en la provincia”, mencionó.

 

Montes lamentó que “hubo una ruptura en la industria de la construcción con la nueva visión del Gobierno nacional, para que las soluciones sean público-privadas. Esto rompe la programación que tiene el IPV desde hace muchos años. Por lo que hoy nos enfocamos en que nuestra tierra pueda tener los servicios necesarios para generar lotes”.

 

“El privado no se arriesga a invertir en las condiciones actuales de la economía. El Estado da 30 años para pagar una vivienda. El privado necesita una amortización a corto plazo. Estamos viendo”.

 

Respecto a las revisiones de los sistemas público-privados, explicó que “no es tanto en el proyecto de ingeniería, sino en los números y ver las ventajas comparativas de invertir con un privado, en términos de cantidad de soluciones. Si te doy una hectárea ¿cuántas viviendas o lotes con servicio me devolvés?”

 

Consultada por la deuda actual del ente, precisó que “el 2023 ha sido un año difícil y deficitario. A esto se le suma todo lo que son los gastos generales o improductivos, durante los primeros 6 meses de obras paralizadas. Más lo que falta en términos de obras, tenemos más de 600 millones de deuda. A eso hay que sumar los improductivos y los intereses”.

 

“Hay que pagar eso para empezar a hablar de ejecutar obra. Podemos decirle a cada empresa ‘te debo tanto y te voy a pagar en tantas cuotas’, pero entre este mes y el próximo tendremos que hablar. Estará en la voluntad de la empresa aceptar. También está la posibilidad de aceptar el pago de deuda con tierra”, aclaró.  

 

Respecto a las bajas cuotas de las viviendas entregadas, ejemplificó: “Las viviendas que entregamos hace 10 años, pagan 7 mil pesos por mes. No hubo una indexación que acompañe, porque no estaba permitida a nivel nacional. En 2018 se habilitó, pero de esa fecha a esta parte no tuvimos gran cantidad de viviendas a entregar”.  

 

También habló sobre los seguros y aclaró que “puede ser el del IPV o el que quiera la gente. Tiene que ser contra incendios. Tenemos un convenio con una aseguradora, pero no es obligación tenerlo. Si el adjudicatario no lo presenta, se le impone uno. La gente entiende que una vivienda que aún es del Estado, tiene que estar asegurada, porque si no es un problema para el IPV, en caso de siniestro”.

 

Por último, hizo un balance de la situación actual y remarcó que “tenemos un estado de incertidumbre. El IPV alienta el tema del aumento de la coparticipación del FoNaVi. Ha aumentado. Estamos con el retroactivo que no hemos cobrado en los últimos años”.

Te puede interesar
Últimas noticias
MÁS VISTAS