Actualidad
Compartir facebook ico twitter ico
20-11-2020 11:29

Las consultas más frecuentes en pandemia fueron por situaciones de "trastorno a la ansiedad y los ataques de pánico"

Así lo dio a conocer el secretario de Salud Mental y Adicciones de la provincia, David De Piero, quien expresó que la salud mental en la pandemia está vinculada a un "atravesamiento social pero también circular". Contó que los grupos más afectados en este contexto son los que corresponden a los adultos mayores y a las infancias.

banner_1_mobile
Votá estrellaestrellaestrellaestrellaestrella
Resultados estrellaestrellaestrellaestrellaestrella
0 comentario(s) comentario
compartir foto

En diálogo con Radio Nacional Ushuaia, el funcionario del Ministerio de Salud dijo que pensar la situación de la post pandemia es un "horizonte y un todavía un deseo. No es algo que tenga una fecha pero sí es pensar un escenario diferente al que estamos viviendo hoy".

 

"Hoy la salud mental es el atravesamiento de varias situaciones, tales como la pérdida de trabajo, el deterioro en el trabajo, las restricciones en los contactos en la vida social, y en la educación, entre otros", detalló De Piero.

 

En tal sentido, indicó que "esas pérdidas o modificaciones de la vida cotidiana tiene un impacto en nuestra subjetividad", por lo que sostuvo que "no pondría la salud mental en términos de pandemia, la salud mental es un atravesamiento social pero también circular y nuestro trabajo es el de poder asistir, acompañar y promover aquellas cuestiones que afectan al individuo singular".

 

Respecto de las consultas de la ciudadanía en el servicio de salud mental, De Piero detalló que si bien se incrementó la demanda por problemáticas en esta materia, "las problemáticas son diferentes, el trabajo apuntó a poder ir a la singularidad de cada persona para reconstruir o rearmar o volver a construir una vida que se pueda llevar lo mejor posible".

 

Acentuó que hubo momentos de mayor consulta, "cuando se inicio la cuarentena más estructurada aun de los mismos pacientes que eran usuarios de los servicios, la demanda retrocedió, la gente consultaba menos, uno puede pensar por el temor o la dificultad de los accesos, un teléfono no es lo mismo verle la cara al otro, ni asistidos ni profesionales".

 

También, señaló que hubo un "efecto de querer latente, con ciertas problemáticas que parecían que quedaban en un segundo plano, y por otro lado, acompañados de los movimientos en la situación sanitaria con los rebrotes o nuevos casos, aparecía una nueva ola de consultas que estaban ligadas al temor del contagio de uno y familiares".

 

De Piero además comentó que si bien en términos generales, la infancia se adaptó muy bien este contexto, "fueron 8 meses de aislamiento para niños y niñas de 5 años, por ejemplo, lo cual en ese tiempo le pasaron muchas cosas evolutivamente, como mayor adquisición del lenguaje y nuevas destrezas y necesita estar en contacto con los pares, donde pueda tomar una distancia de sus adultos a cargo.".

 

"La infancia es una franja que perdió algo que no se recupera", remarcó el secretario de Salud Mental y sumó a este grupo a los adultos mayores que si bien "para muchos de ellos el vivir dentro de una casa sin tantas salidas es más cercano a su vida cotidiana, no tuvieron la visita y el contacto con los hijos y nietos, que es algo vital para un adulto mayor".  

banner_2_mobile
banner_3_mobile
banner_5_mobile